jueves, 20 de octubre de 2016

COMO NACE UN POEMA

Hay que leer muchos libros y observar muchas cosas para escribir versos que le hablen al corazón de otro. El problema es que te puedes quedar en el camino de la adquisición del oficio y escribir sólo desde esa posición, y el poema entonces será correcto, pero no tendrá alma. Se habrá aprendido, pero no se desaprendió, en busca de aquella lengua primaria y afectivizada, cuando una pueblada atraviesa el poema. Ahí es cuando somos vulgo "Vulgo con oficio"

Diana Bellessi


Christian Schloe

Si tuviera que explicar como nace un poema y como se va construyendo, lo haría con las palabras que transcribo más abajo de esta gran poeta argentina que es Diana Bellessi.


Si sois de los que sentís la poesía y andáis buscando en ella, os invito a entrar ...






* Llega la melodía de la frase, con su ritmo, su sintaxis. Llega acompañada por una percepción, un pensamiento o una anécdota, y en ese tono que se imprime desde el comienzo, la melodía crece hasta que se cierra. Es un acontecimiento simple y a la vez complejo, y lo que se hace es seguirlo, irle detrás. En la medida en que le vas detrás también hay algo interno que te indica cuando se agota, cuando se cierra. Después, en la necesaria traición de la lectura, se puede trabajar el poema por dentro, casi siempre en la búsqueda de su precisión. Los poemas más felices han sido siempre para mí aquellos que parecen nacer enteros y libres de todo voluntarismo. Como si se escuchara en lo hondo y no fuera mi voz, sino una astilla de la voz.




Ahora que habla del ritmo, pensaba en algo que dice Jorge Monteleone en el prólogo de La edad dorada. Él dice que ve una tensión entre lo rítmico y lo discursivo. ¿Qué percepción tiene de eso? ¿es algo buscado?

* La faceta más discursiva y conceptual, lo que llamo el proceso de ideación que va creciendo junto con el poema, suele ser a la que menos cariño le tengo. Suelo llamarlo el ruido del pensamiento, y cuanto más disminuido está, cuando menos se advierte y cuanto más todo parece ser simplemente música, es cuando estoy más contenta. No música gratuita, claro, sino cuando el corazón parece abrirse y la voz susurra algo, cuando el ruido de mi cabeza trabajando está mejor integrado y es leve, aligera su peso. No es que esté peleada con el pensamiento, de hecho, algunos de los poetas que amo son francamente conceptuales, pero navegan un saber común, no montan el brioso caballo del ego personal.

Sí, incluso parece que en tu obra hay una apuesta en ese lugar.


* Lo que digo es que hay poemas donde el pensamiento camina a pie con la pequeña voz del mundo, y hay poemas donde el pensamiento se monta muy arriba del caballo. A veces es el pensamiento, a veces es la furia o la bronca o la ironía, aquello que uno siente que es necesario decir. Y esto no es malo, forma parte de la poesía, siempre que sea la pequeña voz que anda en pata por el desierto quien lleva adelante el poema, y si todo se dispone a acompañarla, va bien.


Recortes de entrevistas a Diana Bellessi
Fuente:

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:http://www.confinesdigital.com/conf6/diana-bellessi.html&num=1&strip=1&vwsrc=0

Diana Bellessi

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...